Tienes más aptitudes de lo que pudieras imaginar y ellas sólo están esperando a que las desarrolles. Cosas que te resultan naturales, en las que quizá ni siquiera pienses porque son innatas, tan inherentes a ti, tan espontáneas y tan abundantes….y luego están los talentos de los que en algún momento empezaste a dudar. Los que has guardado, pensando que quizá no eras lo bastante competente. LO ERES. ERES MÁS QUE COMPETENTE. 

Solo porque ahora no hagas uso de tus talentos no significa que no estén en ti: la/el emprendedor@, la/el poet@, la/el bailarin@, la/el cocinero, la/el coach. Cuánto más recuerdes y reivindiques estás partes de ti, menos le costará aflorar a tu auténtico yo. Tú auténtico yo es mágico! 

Hay cosas que te encanta hacer, muchas de las cuales probablemente hayas hecho siempre sin cobrar por ellas. Me refiero a aquellas por lo que la gente te da las gracias y te elogia. Es eso, a lo que puedes dedicarle horas sin fin porque te encanta por completo y ni siquiera te das cuenta. Pero sólo porque seas feliz haciéndolo gratis, no significa que tenga que ser así.

Mereces una retribución por  hacer todo eso que te da alegría a ti y le sirve a los demás. De hecho, está empezando a ser la manera más abundante de avanzar. 

Para poder iluminar al mundo que nos rodea, tenemos que reconocer el regalo que somos para él. Tenemos muchos dones y su conjunto nos hace únicos. MIS DONES ME HACEN A MÍ, TUS DONES TE HACEN A TI.

Al reconocer nuestros dones y decidir no encajar en la normalidad, atraerás el trabajo ideal para ti y tú también serás ideal para él.

Te invito a dejar afuera las situaciones donde no quieres levantarte a hacer tu trabajo habitual, a agachar la cabeza y a resignarnos a encajar en dónde no nos sentimos bien. Cuando de verdad abrazamos nuestros dones sin disculparnos por ello, creamos una especie de magia imposible de imitar y aunque los demás traten de imitarnos (y créeme he tenido muchas situaciones) siempre estarás un paso adelante; además si pasa, sabes que inspiras a los demás a ser como tú; cómo ellos lo hagan ya es su proceso.

Cuando tomamos conciencia de nuestros dones y los apreciamos, el mundo es consciente de ellos y los aprecia también. Nosotros recibiremos retribución y apoyo por hacer aquello que nos resulta natural hacer, por compartir nuestros dones inigualables.

Algo importante que debes saber es que no necesariamente tienes porqué dejar tu trabajo para expresar tus talentos (al no tener miedos, soy muy arriesgada y yo personalmente lo hago, lucho con todo por lograr mi sueños a través de mis dones con lo posible e imposible). Cuando los reconozcas y los hagas tuyos, tu vida se expandirá contigo.

No te amoldes a cajas que ya existen. DESCÚBRETE, DESBÓRDATE Y EXPRÉSALOS TODOS AHORA.

Mi pregunta para ti es: Estás haciendo aquello que te gusta, para lo que eres bueno, para lo que le puedes aportar al mundo y recibir una remuneración de ensueño? #IKIGAI

Comentarios

  1. Hay que seguir explorando ese auténtico yo!
    A veces nos podemos sorprender d Eli que podemos encontrar en esos talentos sin descubrir. Como siempre inspirador, Kathy!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *